TU SONRISA AL DÍA

Prevención en la adolescencia

Los odontopediatras vemos en nuestras clínicas pacientes con edades comprendidas desde el nacimiento hasta la adolescencia. La etapa de la adolescencia, entre los 10 a los 21 años es una etapa de cambio. Son jóvenes que aún no son adultos pero que dejan de ser niños. Es una etapa de descubrimiento de la propia identidad (identidad psicológica, identidad sexual...) así como la de autonomía individual. Nos ha parecido interesante dedicar este apartado del Blog a hablar sobre la prevención en esta etapa de la vida.

A medida que el niño crece y se convierte en un adolescente seguimos viendo que tiene caries en los dientes. La dieta, los hábitos de higiene oral inadecuados y los factores sociales adicionales pueden contribuir al aumento de la misma. En esta edad es importante realizar revisiones periódicas en el odontopediatra, que valorará el riesgo de caries del paciente, y lo incluirá en un programa de prevención con el objetivo de conseguir reducir la caries, a través de revisiones de la higiene y limpieza de boca si es necesario.

A estas edades es importante motivarlos para que tengan una buena higiene bucal diaria con una pasta dental que contenga flúor con una concentración de 1450 ppm, muy adecuada para prevenir la caries dental y la enfermedad periodontal. Es importante eliminar la placa bacteriana con una adecuada técnica de cepillado, que incluya el uso de hilo dental y cuando sea necesario, los enjuagues bucales.

La dieta es un factor determinante en el desarrollo de la caries, un incremento en azúcares y más si son azúcares añadidos, no solo supone un mayor riesgo de padecer caries sino también un riesgo a padecer obesidad, y una mayor predisposición en adultos a sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Comidas rápidas, bebidas carbonatadas, refrescos y golosinas, junto a una higiene oral deficiente suelen afectar a la salud oral y pueden afectar a la salud general del adolescente. Por ello, es importante disminuir el consumo frecuente de bebidas azucaradas y de carbohidratos ya que supone un factor predisponente asociado al desarrollo de la caries dental.

Gingivitis muy frecuente en adolescentes

La presencia de gingivitis alcanza su nivel máximo en la adolescencia, con enrojecimiento, inflamación y sangrado de las encías. El tratamiento en estos casos consiste en la limpieza del sarro dental, enseñar técnicas de higiene correctas, uso de hilo dental y enjuagues bucales. Sobre todo, hay que estar muy atentos cuando lleven ortodoncia ya que los aparatos favorecen el acúmulo de restos alimentarios y placa dental. Durante el tratamiento ortodóncico se deben tener adecuados hábitos de alimentación y un estricto control de higiene oral, para evitar complicaciones futuras.

Las temidas muelas del juicio

Los terceros molares (muelas del juicio) salen hacia los 18 o 20 años de edad. Son los dientes que, con mucha frecuencia provocan inflamaciones, infecciones, caries o problemas para su salida. Ante una molestia prolongada en esa zona es conveniente acudir al dentista infantil para que valore cómo están erupcionando esos dientes.

Bruxismo, traumatismos y malos hábitos

El bruxismo puede aparecer durante la adolescencia, por tensiones psicológicas y el estrés. Un correcto examen clínico en el odontopediatra y el ortodoncista determinará el diagnóstico y la necesidad de tratamiento.

Los traumatismos en los adolescentes son bastantes frecuentes a consecuencia de juegos, deportes o accidentes. Es conveniente utilizar protectores bucales, principalmente en los deportes de contacto, para minimizar el riesgo de lesiones traumáticas. En la clínica dental infantil te podrán indicar qué tipos de protectores bucales existen y cuáles son los más seguros.

El hábito del tabaco, junto con el consumo de alcohol y drogas se suele iniciar durante el período de la adolescencia. Los componentes del tabaco y de su humo atacan a la mayoría de órganos del cuerpo humano, incluyendo la cavidad oral donde el cáncer oral y las enfermedades periodontales son muy prevalentes.

Muchos adolescentes quieren ponerse un piercing para reafirmar esa personalidad independiente que está emergiendo. La cavidad oral es un lugar habitual para llevar los piercing y la lengua constituye un lugar preferente para colocarlos a pesar del peligro que representan. La gran mayoría de los adolescentes no conoce las complicaciones y riesgos que pueden producir los piercing, como fractura de los dientes, hemorragias e infecciones. Es fundamental informar al paciente de todas las complicaciones que producen y asegurarnos de que han entendido lo que les hemos dicho.

Si tienes un adolescente en casa, no olvides que es muy importante que haga sus revisiones dentales, y que sea consciente de lo importante que es cuidarse la boca. Si quieres, nosotras se lo contamos. Estamos en la calle Mayor número 2 de Gandia en la clínica dental infantil de la Dra. Ángeles Velló.

Fuente: Protocolos Asociación Americana de Odontopediatría. Sociedad Española de Odontopediatría
© 2019 Clínica Dental Ángeles Velló. | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. | Aviso Legal | Política de privacidad